Pilates Embarazo

Las clases de Pilates Embarazo se realizan en grupos reducidos (máximo 7 personas por clase) y homogéneos (similares condiciones físicas), con una frecuencia de una sesión semanal.

Las técnicas y ejercicios realizados durante la sesión se adaptan a cada mujer dependiendo del trimestre de embarazo en el que se encuentre y se realizan siempre bajo la supervisión de un fisioterapeuta.

¿Cuándo practicar Pilates en el embarazo?

Se recomienda empezar a practicar el Método cuando las molestias de los primeros meses de embarazo comiencen a desaparecer, normalmente a partir del primer trimestre, y siempre con la autorización médica. Si se realizan los ejercicios físicos, al menos en los últimos meses del embarazo, probablemente la mujer embarazada no tendrá riesgos de padecer hipertensión, lumbagos, infecciones urinarias, edemas, varices, etc.

El Pilates en el embarazo te ofrece la oportunidad de hacerte consciente del bebé y de los cambios del cuerpo y puede ser una preparación muy útil para la experiencia del parto. Además, se practican diferentes posturas y respiraciones que ayudarán a sobrellevar las contracciones en el momento del parto.
  • Mejorar la postura del cuerpo durante y después del embarazo
  • Contrarrestar los cambios posturales en la columna, hombros y pelvis
  • Fortalecer las piernas y el centro del cuerpo, que sostienen la columna y el útero
  • Mejorar la recuperación física en el posparto

  • Hipertensión inducida por el embarazo o mal controlada
  • Rotura prematura de membranas en la gestante
  • Casos de parto prematuro
  • Sangrado vaginal (de cualquier tipo)
  • Exposición de placenta previa
  • Problemas  de diabetes
  • Enfermedad cardiaca materna (cardiovascular, soplo al corazón)
  • Enfermedad pulmonar restrictiva (tuberculosis, fibrosis pulmonar, pleuresía)
regala el clases de pilates para embarazadas