Pilates y Gimnasia Abdominal Hipopresiva

Pilates

El método Pilates es una educación corporal muy completa donde se trabaja el cuerpo como un todo, desde la musculatura más profunda, hasta la más periférica, y en la que intervienen tanto la mente como el cuerpo.

Los ejercicios están fundamentalmente compuestos por movimientos controlados, muy conscientes, y coordinados con la respiración, con el fin de crear un cuerpo armonioso, coordinado, musculado y flexible. A través de la práctica, la mente va tomando conciencia de las capacidades, limitaciones, fortalezas y debilidades del cuerpo para mejorar el estado físico y mental.

El Método Pilates esta indicado para personas de cualquier edad, sexo y condición física que busquen mejorar su salud.

El Método Pilates no consiste en levantar pesas, ni en realizar ejercicios repetitivos. No se trata de movimientos de fuerza, ni de resistencia, sino de actividades de tensión y estiramiento de las extremidades, donde juegan un papel importante el abdomen y el torso.

A diferencia del aeróbic, en Pilates no hay que seguir una música ni tener el sentido del ritmo muy desarrollado, sino que está basado en un programa muy seguro de ejercicios lentos y controlados, adaptados a cada persona.

Los resultados del Método son visibles a corto plazo. En pocas semanas se consigue una notable tonificación muscular, mejora la circulación sanguínea, la flexibilidad y el balance corporal, y se corrige la postura, estilizando la figura y aliviando las tensiones del cuello y de la espalda.

Además, se logra un dominio total de la motricidad y un mayor conocimiento del propio cuerpo, lo que aumenta la autoestima y refuerza nuestra capacidad de concentración y control.

El método Pilates también desarrolla aptitudes como la atención y la disciplina.

Principios Básicos

Los movimientos del método están basados en seis principios básicos:

Es fundamental para poder conectar el cuerpo y la mente. Durante la realización de los ejercicios es clave concentrase en el área del cuerpo que se está trabajando y poner atención en sentir la actividad que se está desarrollando.

El Método Pilates se articula en torno al control muscular, es decir, sin movimientos bruscos, causales o irregulares, con el objetivo de evitar lesiones. A si mismo, el control mental es básico ya que el método considera la mente como indivisible del cuerpo.

Es esencial en Pilates y forma parte integral de cada ejercicio, siendo siempre coordinada con el movimiento. Una buena respiración ayuda a controlar los movimientos y a relajar la musculatura y facilita la estabilización y la movilización de la columna vertebral y las extremidades.

La precisión en la ejecución de los movimientos es clave y deriva del control exigido para realizarlos

En Pilates no existen movimientos aislados o estáticos, sino que se sigue el fluir natural del cuerpo.

El Método se desarrolla en torno a la idea del “Centro de energía” (que son los músculos abdominales, lumbares, de las caderas y de las nalgas), donde se condensa toda la energía necesaria para realizar los ejercicios y desde allí fluye hacia las extremidades coordinando los movimientos a la par que fortaleciendo y protegiendo la columna.

Neufis; Pilates Salud

Gimnasia Abdominal Hipopresiva

La Gimnasia Abdominal Hipopresiva consiste en realizar una serie de ejercicios en diferentes posturas que combinadas con una respiración en apnea fortalecen los músculos de la faja abdominal y el periné y recolocan las vísceras simultáneamente.

Es una técnica desarrollada por el Dr. Craufiez, creada en un principio en el ámbito preventivo del post-parto, pero que gracias a recientes investigaciones se utiliza en diferentes áreas y patologías (digestivas, vasculares, urinarias, problemas de espalda, ámbito deportivo, etc.).

  • Las clases de gimnasia abdominal hipopresiva se realizan en grupos reducidos (máximo 5 personas), en sesiones de 1 hora de duración, una vez por semana.
  • Los ejercicios son siempre dirigidos y supervisados por un fisioterapeuta especializado.

GAH gimnasia abdominal hipopresiva

Abdominales clásicos vs. Hipopresivos

La faja abdominal y el periné tienen como función hacer de pared para sujetar y contener. Por tanto, deben de tener una actividad muscular en reposo. Para entrenar esta musculatura no debemos ejercitarla de manera voluntaria (ej; haciendo un abdominal), ya que así aumentamos su fuerza, pero no su tono muscular. Y es el tono y no la fuerza, lo que sostiene el abdomen. La G.A.H. incide en una serie de posturas que de manera refleja e involuntaria aumentan el tono del abdomen y perineo.

Además, el abdominal clásico produce un aumento de presión intraabdominal que empuja las vísceras hacía fuera y sobrecarga el periné, provocando incluso una disminución de tono postural que hará que la persona en reposo, se vea con poco tono y más barriga. En cambio, la G.A.H. hace simultáneamente que asciendan las vísceras y aumentemos el tono de abdomen y periné.

¿Para quién está indicada la G.A.H.?

Estas clases están especialmente indicadas a:

  • Personas con problemas posturales: ayudan a evitar o solucionar problemas de columna, etc.
  • Mujeres que deseen evitar o frenar la incontinencia urinaria, especialmente mujeres deportistas para evitar un problema tan común a corto o medio plazo.
  • Hombres y mujeres que deseen evitar problemas de hernias abdominales, umbilicales, inguinales, etc.
  • Toda persona que quiera mejorar su rendimiento deportivo, y evitar patologías debidas a una faja abdominal y suelo pélvico hipotónico.

 

 

 

Beneficios:

El Método Hipopresivo reduce la cintura pues contrae la faja abdominal de forma no voluntaria. Los ejercicios hipopresivos logran que la barriga entre sola sin que hagas ningún esfuerzo para esconderla. Esto aumenta el tono de reposo de tu faja abdominal En relajación te verás con el abdomen más plano y duro.
Los ejercicios hipopresivos hacen que las vértebras se separen y que sean descomprimidas por la disminución de la presión de manera que las lumbalgias, dorsalgias y otras molestias de la espalda disminuyen o desaparecen.
El aumento del riego sanguíneo y el aumento de sensaciones en la zona genital aumentan el deseo, las sensaciones y el control en todo lo referido al sexo.
La mejora de la musculatura respiratoria, el aumento de glóbulos rojos, la mejora postural y biomecánica provoca un gran aumento del rendimiento deportivo. Los glóbulos rojos, la EPO y otros parámetros sanguíneos aumentan en mayor proporción que en los entrenamientos de altura. Recomendado en mujeres que realicen deportes de impacto (tenis, atletismo, aerobic…).
Todas las investigaciones muestras disminuciones muy elevadas de la incontinencia urinaria incluso en mujeres de avanzada edad. El aumento del sostén que hace un suelo pelvico competente y la recolocación de la vejiga son algunas de las explicaciones.
Las hernias abdominales, inguinales, umbilicales, discales, vaginales, las lumbalgias,…se provocan por dos factores: Un aumento de presión. Un tejido que no aguanta. Los hipopresivos aumentan el tono muscular de la faja evitando que los lógicos aumentos de presión de los esfuerzos, la tos, los deportes,…provoquen hernias.
El Método Hipopresivo surgió de la fisioterapia postparto y es considerado como el mejor método de preparación para el parto y recuperación del mismo. Ayuda a que las vísceras vuelvan a su posición (útero, intestino,…). Se puede iniciar a la 3º o 4º semana tras el parto.
Los músculos inspiradores y espiradores son potenciados, esto soluciona problemas de asma y mejora la captación y el aprovechamiento del oxígeno.
El Método Hipopresivo proporciona una regulación del tono muscular general. Disminuye los excesos de tono de algunos grupos musculares que tienen un exceso del mismo y aumenta el tono de los músculos que tienen un defecto del mismo. Es lo que se conoce como normotonización y proporciona unas mejoras posturales evidentes en pocas sesiones.
La aspiración que se provoca dentro del abdomen hace que la vejiga, el recto y, en las mujeres, el útero se recoloquen fácilmente en su sitio. Previene prolapsos (descenso útero, vejiga, recto).